Uso del celular en las clases de ESI

Todos sabemos que los celulares vienen cada vez más avanzados. Estos han remplazado al almanaque, al reloj despertador y a los equipos de audio.  Nos acompañan desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Su potencial es enorme por donde se lo mire. Aun así, sigue siendo un debate el uso de estos dentro de la escuela.

Los smartphone son es cien mil veces más poderoso que la tecnología de la NASA en 1969 utilizada para mandar al hombre a la luna. Debemos dejar de verlos como un enemigo que acecha nuestras clases y nuestra escuela, y transformarlos en nuestros aliados a la hora de educar a las nuevas generaciones.

Si los jóvenes pasan 9 horas del día con su celular, porque no transformar este tiempo en un momento de aprendizaje. Utilizar las nuevas tecnologías requiere repensar nuestras clases y nuestra forma de pararnos frente al aula.

La experiencia CrESI es un claro ejemplo de como aprovechar el potencial de los celulares. Los creadores de CrESI son jóvenes de 14 a 18 años que, desafiados por sus profesores, decidieron encontrarle una solución a la falta de educación sexual integral y también disminuir el número de embarazos adolescente.

Para encontrar la solución tuvieron que aprender a programar, se pusieron a investigar, a leer, a interiorizarse. Además, consultaron a sus compañeros sobre sus dudas en cuento a sexualidad. También tuvieron que animarse a hablar, a expresar sus ideas, a trabajar en equipo. El resultado fue asombroso, crear la primera app de Educación Sexual Integral de Argentina.

De esta forma pusieron en mano de muchos jóvenes una herramienta para sacarse las dudas, y lo hicieron de modo divertido. Ya que la app es un juego de preguntas y respuestas en donde se van sumando puntos.

Por otro lado, al no necesitar conexión a internet para su uso puede ser usado en cualquier escuela cuente o no con wifi. De esta forma los docentes pueden usarlo en sus clases tanto como actividad inicial, como para evaluar lo aprendido.

Si bien los jóvenes de CrESI no mandaron a nadie a la luna con sus smartphones, han logrado lo que muchos adultos no pueden: hablar de Educación Sexual Integral y ponerlo al alcance de la mayoría de los jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *